MIRG Mirgor

Foro dedicado al Mercado de Valores.
MT
Mensajes: 724
Registrado: Jue Feb 14, 2008 6:02 pm

Re: MIRG Mirgor

Mensajepor MT » Mar Jun 22, 2010 2:14 pm

joluamico escribió:Aprovechen muchachos, que la cosa pasa por mantenerla en Primera division,


No entiendo tu posteo...

MT
Mensajes: 724
Registrado: Jue Feb 14, 2008 6:02 pm

Re: MIRG Mirgor

Mensajepor MT » Mar Jun 22, 2010 1:19 pm

Gente sin fe...

MT
Mensajes: 724
Registrado: Jue Feb 14, 2008 6:02 pm

Re: MIRG Mirgor

Mensajepor MT » Mar Jun 22, 2010 1:19 pm

Que vamos a fabricar celulares??? :mrgreen:

cipay
Mensajes: 1216
Registrado: Mar Abr 27, 2004 1:01 am

Re: MIRG Mirgor

Mensajepor cipay » Mar Jun 22, 2010 1:14 pm

Es que no le andaba el control para hacer zapping y se perdió el documental de N_k_ _.

MT
Mensajes: 724
Registrado: Jue Feb 14, 2008 6:02 pm

Re: MIRG Mirgor

Mensajepor MT » Mar Jun 22, 2010 12:47 pm

Y no viste que el papel viene subiendo desde 60 hasta 70?

MT
Mensajes: 724
Registrado: Jue Feb 14, 2008 6:02 pm

Re: MIRG Mirgor

Mensajepor MT » Mar Jun 22, 2010 12:12 pm

Vos estabas mirando otro canal... :lol:

MT
Mensajes: 724
Registrado: Jue Feb 14, 2008 6:02 pm

Re: MIRG Mirgor

Mensajepor MT » Mar Jun 22, 2010 11:53 am

Salieron los oligofrénicos a pagar... :2230:

incrédulo
Mensajes: 694
Registrado: Mar Mar 23, 2004 1:01 am

Re: MIRG Mirgor

Mensajepor incrédulo » Mar Jun 22, 2010 9:47 am

http://comex.iprofesional.com/notas/100 ... ntina.html

Lluvia de bienes importados crece y perfora el paraguas del "made in Argentina"
Publique su comentario

El Gobierno busca a toda costa frenar la avalancha. Pero lo cierto es que los LCD, ropa, calzados, electrónica y línea blanca que llegan del exterior se abaratan cada día más frente a lo nacional. ¿Usted sabe cuánto crecieron las importaciones en comparación con las ventas argentinas al mundo?


A la “fiesta” del consumo, que tiene lugar actualmente en la Argentina, está invitada gran parte de la clase media. Y los anfitriones, por excelencia, son los empresarios nacionales de un amplio abanico de sectores, que este año esperan lograr niveles de producción récord gracias a este furor de ventas.




Sin embargo, a última hora se sumó una gran cantidad de invitados -temidos por los industriales locales- y que ya están comenzando a robarles protagonismo: la competencia importada.

Basta observar los catálogos de shoppings y cadenas de retail para ver que en el terreno que durante los últimos años estuvo dominado casi exclusivamente y con mucha “tranquilidad” por artículos con sello “made in Argentina”, cada vez pisan con más fuerza los que llegan desde el exterior, aun cuando se ven fuertemente castigados con aranceles o barreras para ingresar al mercado argentino.

Aldo Karagozián, ex presidente de la Fundación Pro Tejer y titular de una de las textiles líderes de la Argentina -TN&Platex-, no ocultó su temor: “Es cada vez más difícil sobreponerse a los aumentos de costos y a la inflación en dólares que estamos sufriendo. Por eso vemos hoy que los productos importados cada día son más y más baratos. Este es un dato preocupante”.

El industrial, que es el referente número uno de su sector, aseguró que “la industria nacional todavía está trabajando bien, algunos mejor que otros, y vemos inversiones. Pero hay algo que no podemos descuidar y es la mayor competencia de lo importado. Basta agarrar un catálogo de Falabella para ver que casi todo lo que venden está entrando de China. No podemos descuidarnos”.

Actualmente, hay consenso entre los expertos sobre las dos principales causas que llevan a que la competencia del exterior esté comenzando a dinamitar parte del reinado del “made in Argentina” puertas adentro: muy fuertes presiones de costos –principalmente vía salarios- y un tipo de cambio “semidormido”, que funciona como un ancla inflacionaria para el Gobierno y que ya no resulta tan efectivo para contener el ingreso de bienes del exterior.

Los industriales ya están en alerta: según datos oficiales a los que accedió de manera exclusiva iProfesional.com, las importaciones registraron una tasa de crecimiento del 70 por ciento en mayo, que triplica a la que exhibieron las exportaciones (24%).



El dato no es menor: se trata de una variación mensual sin precedentes en los últimos 68 meses.

Además, de enero a mayo acumulan un alza del 44%.

Como contrapartida, las exportaciones están lejos de descollar: durante los cinco primeros meses registraron una suba del 16%.

Hay ciertos condicionantes que no se pueden pasar por alto: la economía crecería 6 puntos este año y la Argentina necesita más bienes de capital e intermedios para mantener la maquinaria encendida. También los analistas observan que la base de comparación –un 2009 marcado por la crisis- ayuda a que las cifras sean astronómicas.

”Cuando un país está recuperando sus niveles de actividad y el consumo despega, es de esperar que las importaciones crezcan a tasas mucho más altas que las exportaciones, porque parte de la producción nacional queda fronteras adentro para satisfacer la demanda”, explicó Aldo Abram, titular de la consultora Exante.

Sin embargo, pocos niegan que, con una mochila cargada de piedras como la que acarrea la industria nacional y un dinamismo importador como hacía rato no se observaba, el “made in Argentina” está entrando en el ojo de la tormenta.

Alejo Espora, coordinador de Estudios Macroeconómicos y Sectoriales del Banco Ciudad, destacó a este medio que “el boom de consumo está beneficiando a los bienes nacionales, pero es evidente que algunos están perdiendo la carrera frente a lo importado”.

“Hay numerosas luces de alerta para muchos sectores, como línea blanca, productos electrónicos, textiles, calzado y bienes metalmecánicos, que hoy ven que en la Argentina prácticamente ya no hay espacio para volver a ser competitivos porque el margen para devaluar es cada vez menor”, sostuvo el experto.

Nacional versus importado: la batalla del año
En la carrera por seducir a los bolsillos, la industria local enfrenta a rivales de peso, como son los artículos asiáticos o brasileños.

Un caso que merece ser destacado es el de los LCD, el último objeto de deseo de los consumidores argentinos, donde los precios ponen en evidencia que “no hay impuestazo tecnológico que valga”.

En efecto: pese al sistema que castiga con mayores cargas tributarias a los bienes importados y alienta a los producidos en Tierra del Fuego, la cadena de supermercados Carrefour ya ofrece –con precio bonificado- unidades de origen chino de 42" a $4.999.

Como contrapartida, el modelo nacional más económico de similares características es comercializado exactamente 1.000 pesos más caro ($5.999), aunque los valores de los modelos que salen de las líneas de montaje de la provincia austral llegan hasta $7.500.

En la misma línea, esta cadena también promociona un LCD de 32" fabricado en Corea a tan sólo $2.999, que lo convierte en la opción más económica del mercado. Para acceder a un LCD de estas mismas dimensiones, pero ensamblado en Tierra del Fuego, hay que pagar, como mínimo, un 20% más.

Desde la consultora Abeceb.com tomaron nota del fenómeno y destacaron que el mercado de televisores en la Argentina –superior a las 2 millones de unidades anuales- está dominado en un 86% por unidades fueguinas.

Si bien es una cifra alta, las unidades con sello "made in Argentina" no paran de perder terreno: en un año ya resignaron casi 10 puntos de market share en manos de los competidores chinos, que hoy tienen más del 10% del negocio, cuando en 2009 apenas superaban el 3%.

Además, el dato revelador es que durante el primer cuatrimestre del año las importaciones de equipos chinos se expandieron un 760% en volúmenes.

En materia de DVD, la Argentina está lejos de ser competitiva, aun bajo el paraguas del impuestazo: en Tierra del Fuego se produce un reproductor con puerto USB que se comercializa a $319, casi 30% más caro que un modelo similar de origen asiático ($249).

El directivo de una de las compañías que opera en ese polo industrial y que pidió estricto off the record –dado que tras el beneficio del impuestazo, hay cuidado en no criticar abiertamente al Gobierno-, alertó que “en la medida en que las presiones de los costos no bajen, cada vez va a ser más difícil continuar operando con este tipo de productos. El tema salarial influye cada vez más, por eso hay que ser muy cautos. Así como pueden desparecer los equipos de DVD nacionales, también podrá haber otros productos complicados”.

En línea blanca, por ejemplo, los secarropas fabricados en Chile (marca Gafa) ya compiten de igual a igual con de origen local ($469), un dato interesante considerando que el año pasado había una leve ventaja por parte de los nacionales. Un dato explica por qué el país trasandino corre con ventaja: en cinco meses la inflación real que tuvieron no superó el 2%.

A este caso se suman otros de los que ya diera cuenta iProfesional.com: la Cámara Argentina de Industrias de Refrigeración y Aire Acondicionado (Cairaa) está revisando los números de producción de heladeras a la baja para este año por la fuerte competencia de China y Turquía.

“Hay una gran cadena de electrodomésticos y un hipermercado que están llenando sus locales con unidades procedentes de esos países y con precios ultra competitivos que nos están quitando mercado y obviamente nos preocupa”, dispararon.

No es para menos: una heladera con freezer estándar del gigante asiático hoy está entrando al país en 190 dólares, mientras que una versión local salida de fábrica está en 270 dólares. Esto implica que la unidad con sello nacional ya resulta hasta un 40% más cara.

Otro sector que está en el centro del debate es el automotor. Si bien la industria goza de buena salud y se encamina a superar en 2010 la meta de 700.000 vehículos producidos, lo cierto es que la suba de costos -que afecta a las compañías que cuentan con plantas fabriles instaladas en el país- está achicando la brecha de precios entre los autos de éstas y los de marcas de lujo, como BMW, Audi o Mercedes Benz.

Así, las importaciones de autos premium europeos están creciendo a un ritmo mensual del 300%.

En el plano productivo, AFAC, la principal cámara autopartista alertó que "es preocupante el crecimiento de las importaciones de componentes", que ya duplican la tasa de exportaciones.

Desde la entidad denuncian que las automotrices integran muy pocos componentes nacionales -tan sólo 30%- y no tienen planes efectivos para agregar proveedores locales y prefieren limitarse a importar piezas y partes del exterior, principalmente de origen brasileño y europeo.

Así, desde AFAC alertaron que las 700.000 unidades que se proyectan fabricar en el país elevarían "el déficit comercial del sector a más de u$s7.000 millones para el año 2010", un 90% más que el año pasado.

Esto generó una guerra entre los autopartistas y las terminales. Estas últimas, a través de la cámara que las representa (ADEFA), ya les dieron a entender -mediante un comunicado que generó polémica- que, o manejan mejor sus costos y evitan una suba de sus precios, o podrían ser reemplazados por competidores externos.

Inflación, mala palabra para la industria
“Los sectores que compiten palmo a palmo con las importaciones enfrentan serios problemas en términos de competitividad. En medio del contexto inflacionario, algunos tienen la posibilidad de trasladar los aumentos al precio de venta. Otros directamente no, porque perderían la carrera contra los bienes importados”, alertó Gonzalo Bernat, economista jefe de Finsoport.

Como contrapartida, desde la consultora Ecolatina hicieron hincapié en que, mientras que “los precios de los productos importados disminuyeron el último año en torno al 5%”, en la Argentina la suba de costos está a la orden del día.

¿Cómo afecta esto a los empresarios?: hoy 9 de cada 10 industrias se quejan de sufrir aumentos de las materias primas, 8 de cada diez protestan por subas en los costos salariales y también 8 de cada 10 alertan por una caída de su rentabilidad, según el último informe de la Fundación Observatorio Pyme.

Esto provocó que durante el primer semestre, que en breve está por concluir, casi el 70% de las empresas industriales nacionales se vieran obligadas a remarcar el precio de sus productos.

¿Qué sucedía exactamente un año atrás? Apenas la mitad tuvo que ajustar hacia arriba los valores de venta.

Dólar dormido y salarios con “tasas chinas”
En un contexto donde el dólar se transformó en una de las herramientas para evitar una exacerbación de las presiones inflacionarias, la guerra por las paritarias, desatada entre empresas y gremios, es uno de los principales factores que contribuyen a dinamitar la competitividad del made in Argentina, destacan los expertos.

Al respecto, Espora resaltó que “un tipo de cambio relativamente estable, una suba de precios que no baja del 25% y subas salariales exacerbadas, están pegándole a la competitividad”.

Bernat también fue categórico: "Las subas salariales en torno al 30% están generando una continua sangría de los niveles de rentabilidad de las empresas nacionales”.

“Compañías del sector textil, indumentaria, calzado, metalmecánica, electrónica y muebles, son las que están viéndose más afectadas por esta coyuntura”, sostuvo Bernat, para quien hoy, en los rubros donde no se pueda mantener un férreo control aduanero “se irá deteniendo el proceso de sustitución de importaciones y hasta habrá productos que perderán participación en el mercado”.

Para el experto, poco margen hay por delante para recuperar el terreno perdido: “Ni la productividad de la economía, ni el tipo de cambio están moviéndose de un modo tal que compense los aumentos salariales que se están produciendo. La industria se está despidiendo de la competitividad”.

En efecto: gran parte de las ramas industriales más amenazadas por los bienes importados en el mercado local, hoy tienen costos salariales mucho más altos que en la época de la convertibilidad.

Un revelador informe de la consultora Finsoport muestra, tal como se puede ver en la siguiente infografía, que este año los fabricantes de motos y bicicletas ya enfrentan costos salariales –ajustados por productividad- un 100% más altos que durante el fin del 1 a 1.


En indumentaria, esta variable se ubica un 70% por encima de 2001. Por su parte, las terminales de Tierra del Fuego, que ensamblan LCD y equipos de audio, hoy poseen costos laborales un 68% superiores a los de 9 años atrás.

Un escudo “oxidado”
Uno de los mayores problemas que tienen los industriales que salen al exterior o defienden su participación en el mercado interno frente a la competencia importada, es que el tipo de cambio, un aliado incondicional de los últimos años, hoy ya no es una herramienta tan efectiva.

Según cálculos del IERAL, el tipo de cambio real contra el dólar hoy se encuentra 24% por debajo (menos competitivo) que el promedio de los últimos cincuenta años.

Cabe destacar que en octubre del año pasado, según Prefinex, este indicador todavía mostraba una sólida competitividad cambiaria argentina, dado que la relación era de $1,40 por dólar. Sin embargo, con una tasa de devaluación que estará por debajo de la suba de costos, el mismo se ubicará en $1,24 por dólar a fin de año.

En este contexto, desde el Ciudad, Espora aseguró que “las previsiones marcan que a fines de 2011, el TCR va a ser de $1 por dólar, es decir, vamos a regresar a los niveles de la convertibilidad”.

Frente a esto, desde Economía & Regiones recomendaron atacar el flagelo de la pérdida de competitividad conteniendo y bajando la presión inflacionaria y no retocando nominalmente el valor del dólar.

“Una marcada depreciación del tipo de cambio nominal conllevaría, muy probablemente, un riesgo macroeconómico que podría no ser menor”, alertaron.

Uno de esos riesgos es que, apenas se devalúe de manera marcada, la inflación se aceleraría y esto "comería" en cuestión de meses la competitividad ganada.

Es un círculo vicioso que está dinamitando al modelo de dólar "anti importaciones", uno de los pilares del plan productivo kirchnerista.

Bernat aseguró que “hay empresas nacionales hoy están peor que años anteriores, no hay dudas. Lo que les permite subsistir a muchas son las barreras, sólo eso”.

En este contexto, Espora aseguró que prácticamente la única manera que hoy el Gobierno tiene para desalentar el ingreso de bienes “es mantener las trabas comerciales. Si se liberaran, habría un desplazamiento fuerte de los bienes de consumo nacional. La buena noticia para los industriales que dependen de las trabas es que no se agotarán en el corto plazo, pero evidentemente no es una estrategia sostenible en el tiempo”.

Juan Diego Wasilevsky
(c) iProfesional.com


Volver a “Foro Bursatil”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: alvaroagro, Arnaldo007, Bing [Bot], dabalanso, elcipayo16, elNene, Fabian66, FACU7, Garamond, Google [Bot], jabalina, MarianoC, pablinio19, rolo de devoto, tom78 y 222 invitados